Cada vez más familias vienen a las oficinas de Immobiliària Barcelona interesadas en comprar una vivienda en la planta baja.

La mayoría de nosotros, al comenzar a buscar una vivienda, nos planteamos si queremos casa o piso, la zona, el presupuesto y, en caso de querer piso si queremos plantas superiores o inferiores.

Los áticos en Barcelona están muy demandados porque la gente busca un espacio extra como terraza así como más luz. El precio de los áticos es superior al de una vivienda similar en la planta baja.

Algunos pisos en planta baja, si están bien orientados y dependiendo del tipo de construcción, gozarán de mucha luz y puede que cuentes con un patio con derecho de uso.

Algunas plantas bajas parecen oscuras, si piensas hacer una reforma, ese problema puede ser solventado cambiando la distribución, ampliando las ventanas y estudiando bien todas sus posibilidades. Lo ideal es que la zona que conecte con el patio sea el salón comedor, multiplicarás el espacio y disfrutarás más del patio al ser la zona de mayor tiempo compartido en familia.

Si se trata de una vivienda pequeña puedes optar por una reforma de espacios abiertos, la luz inundará todos los rincones y el patio será una extensión natural de la vivienda.

El uso de los patios vecinales suele venir definido por la comunidad de vecinos. A veces, los propietarios de los inmuebles de la planta baja tienen uso privativo. Son estos casos en los que, aunque no pertenezca a la vivienda, solo un vecino podrá hacer uso y disfrute. Si tu vivienda cuenta con esta característica resultará más fácil venderla pues cada vez más personas buscan un piso con metros extra al aire libre. Aquí podrá hacer deporte, descansar al aire libre al llegar del trabajo, leer o definirlo como zona de juegos para los niños.

Un vecino, aunque tenga el uso privativo del patio común debe respetar a los demás propietarios. No podrá organizar fiestas que se alarguen hasta la madrugada impidiendo el descanso de los habitantes del edificio.

Aunque puede disfrutar del patio, no podrá hacer modificaciones sin contar con el beneplácito de los demás propietarios. Se han dado casos de vecinos que deciden cambiar el suelo o poner un toldo con pérgola.

Un bajo puede ser un 45% más barato que un ático, si prefieres ahorrar o vivir en la zona con un presupuesto más holgado, comprar un bajo en Barcelona puede ser la mejor opción.

Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: