Estamos en la época de las barbacoas. El mes pasado, con las comuniones y bodas apenas tuvimos tiempo durante los fines de semana para hacer otras actividades. Ahora estamos en la época en la que apetece reunirse alrededor de la barbacoa con los amigos. Aunque en nuestros alrededores tenemos algunas áreas en las que hay barbacoas de obra, es cierto que cada vez disfrutamos más de nuestra intimidad en un lugar controlado.

Instalar una barbacoa en el jardín invita a aprovechar más ese espacio pues este tipo de comidas se suelen alargar más en el tiempo y se comparte la preparación del fuego, de las parrillas y de los alimentos. Para algunos esta solución se queda un poco corta o en la casa familiar donde se pasan las vacaciones una barbacoa no es suficiente para alimentar a toda la familia. 

¿Has pensado en instalar una cocina al aire libre?

Si cuentas con un gran jardín o con una piscina, la instalación de una cocina al aire libre puede que consiga que solo entres en casa para dormir. 

Estamos deseando que lleguen las vacaciones estivales y el cuerpo ya nos pide holgazanear al aire libre en una tumbona, darnos un chapuzón en la piscina o simplemente caminar descalzos por el césped. 

Una cocina al aire libre debe ser tan funcional como la cocina interior, debe contar con una zona de preparación de alimentos, un fregadero, horno, vitrocerámica y por qué no una barbacoa.

En verano cocinando al aire libre evitaremos subir la temperatura de la casa al cocinar, ¡seguro que no somos los únicos que evitamos usar el horno en las horas centrales del día!

Dónde instalo la cocina al aire libre

Estamos hablando de una cocina completa no de una barbacoa por lo que debemos buscar un lugar donde podamos tener fácilmente una salida de agua y de luz. 

El tamaño debe de ir acorde al tamaño del jardín y a la función que le quieras dar. Si organizas grandes fiestas, haces comidas familiares muy numerosas, puede que necesites una gran cocina pero si no sueles reunir a un grupo muy amplio, puedes construir una cocina más reducida.

Cuando cocinamos al aire libre el viento puede ser molesto, es necesario resguardar la cocina del viento porque podrían caer hojas en la comida o si los fogones son de gas, el calor no sería muy estable con los embates del aire. 

Si la cocina es muy pequeña pude que no necesites permiso, si la cocina es mayor, te recomendamos consultar con un técnico la normativa del ayuntamiento para evitar problemas.

Disfruta de tu casa de todas las maneras posibles. Y si esto te hace decidirte a vender tu piso para buscar una casa con jardín, en Immobiliaria Barcelona podemos aconsejarte y ayudarte en todo el proceso.