Si estás pensando en vender tu casa puede que tengas que evaluar la opción de enseñarla mediante un open house. Será el agente inmobiliario quién te proponga esta opción si tu vivienda tiene mucho potencial y puede agilizar con la oferta de este servicio que aunque no está muy extendido en España ofrece muy buenos resultados.

En una jornada de puertas abiertas se permite que potenciales clientes visiten la propiedad de manera conjunta pero con mucha libertad.

Estamos acostumbrados a verlo en las películas y series americanas, un país que está mucho más adelantado en la compraventa inmobiliaria y que ya ha llegado hasta nosotros.

¿Qué beneficios puede aportar una jornada de puertas abiertas?

Cualquier vendedor sabe que es muy difícil mantener la vivienda siempre en óptimas condiciones para ser enseñada, más aún cuando hay una familia viviendo en su interior. Un open house permite enseñar la vivienda a muchos compradores interesados en el mismo día, de esta manera nos aseguraremos al principio de la jornada de que esté todo perfecto para recibir visitantes. Se puede combinar con home staging o simplemente cuidar la limpieza, el orden y los olores, desde unas flores frescas a el olor a café en la cocina para que se sientan como en casa.

El inmueble debe prepararse como si fuese el escenario para una sesión de fotos de una revista de diseño: la luz, el orden, las camas bien hechas, las toallas perfectamente colocadas, etc.

La casa debe de estar cómoda para que los posibles compradores se muevan libremente por ella, en caso de ser necesario habrá que eliminar algún mueble y, por supuesto, tenerlo todo muy ordenado, nada de juguetes por el suelo o platos amontonados en la cocina.

Un open house permite establecer un horario de visitas más amplio, el agente puede avisar del día y las horas para que los interesados vayan allí, esta libertad también repercute positivamente en las visitas pues suelen ir con más calma y se sienten más libres que sabiendo que el agente no está allí solo para ellos.

Abrir chat