Para entender el concepto de nuda propiedad, deberíamos entender antes que es el pleno dominio o plena propiedad, que consiste en la titularidad de la plena propiedad de un determinado bien. Y este concepto, se divide en:

  • Nuda propiedad: que es el derecho de una persona (nudo propietario) a ser dueño de un bien con la limitación de no poder gozar o disfrutar de él.
  • Usufructo: es el derecho de goce, uso y disfrute de una persona (usufructuario) sobre el bien que pertenece al nudo propietario.

Por lo tanto, se trata de derechos diferentes aunque recaen sobre el mismo bien, y la plena propiedad existiría cuando el nudo propietario y el usufructuario sean la misma persona. 

¿Cuáles son las diferencias entre nuda propiedad y usufructo?

  • El nudo propietario es el propietario pero no tendría el uso y disfrute de la vivienda.
  • El usufructuario, por el contrario, tiene el uso y disfrute pero no la propiedad.
  • El nudo propietario solo puede disfrutar de la vivienda cuando finalice el usufructo, que normalmente coincide con el fallecimiento del usufructuario (usufructo vitalicio). 
  • El usufructuario podrá disfrutar de la vivienda mientras dure su derecho.
  • El nudo propietario no puede alquilar la vivienda, pero sí puede vender la nuda propiedad a un tercero.
  • El usufructuario puede alquilar la vivienda y obtener una renta, la cual será íntegramente para él. También puede vender el usufructo a un tercero.

A modo de ejemplo y para que se entienda el concepto, cuando se alquila una vivienda, el propietario es el nudo propietario de la vivienda, y por lo tanto conserva el derecho de disponer de la misma, sin embargo, el inquilino es el usufructuario, por tanto, aunque tenga el uso y fructo (sacar beneficios de una cosa), no podrá venderla, ni hipotecarla, puesto que es el dueño el que tiene ese derecho.