Cada año se establecen nuevas tendencias de decoración, pero una de ellas se ha considerado particularmente popular durante los últimos años. Parece que el estilo escandinavo ha venido para quedarse. Tal vez sean los fiordos, las auroras boreales y los grandes bosques lo que suele venir a nuestras cabezas al pensar en Escandinavia. No sorprende por tanto que estos elementos naturales sean la base de su estilo decorativo.

El llamado diseño escandinavo se originó en la década de 1950 en los países escandinavos. Es un movimiento de diseño caracterizado por formas simples, minimalismo, funcionalidad y producción en masa barata. Los diseños sin embellecer y el uso económico de los materiales están destinados a recordar los paisajes de Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca.

Muebles duraderos

El ajuar de nuestros abuelos estaba compuesto por unos muebles de dormitorio que deberían durar toda la vida y los nórdicos querían también un mobiliario bello y funcional que los pudiera acompañar durante toda la vida.

El diseño escandinavo se hizo particularmente conocido a través de IKEA. Con el paso del tiempo el estilo se ha hecho tan conocido que incluso cuenta como el estilo general de diseño de interiores y decoración del hogar. Siguiendo la tendencia nórdica, las habitaciones están amuebladas de forma sencilla y no están demasiado llenas, por lo que contienen poca decoración. Sin embargo, este año el estilo se ha actualizado con el Warm Nordic Design, lo que hace que el estilo de diseño interior sea más individual.

El cálido diseño nórdico

Parece una contradicción que el diseño de unos lugares tan fríos sea cálido. En los últimos años, se han utilizado muebles minimalistas y colores simples como el blanco, el beige o el gris. Pero ahora los muebles clásicos escandinavos hechos de materiales ligeros se combinan con accesorios coloridos.

La atención se centra en la comodidad, donde no deberían faltar ni elementos modernos ni retro. Paredes de color pastel, cojines de colores o muebles aislados de colores fuertes cobran protagonismo. No sólo aseguran la comodidad, sino también el buen humor. Si tu piso de Barcelona ya está amueblado con diseño escandinavo y estás buscando mejorarlo con el cálido diseño nórdico, elige algo original, cómodo, ligero y lo más importante: tiene que gustarte.

Los materiales de la naturaleza

Además de los colores claros y los patrones, los materiales naturales son una constante. En los países nórdicos decoran para contrarrestar la oscuridad porque los inviernos en Escandinavia son particularmente largos y oscuros.

El mobiliario está diseñado para capturar e intensificar los rayos del sol. Maderas como el abeto, el abedul y el pino traen la naturaleza a la casa y por lo tanto parecen acogedoras y cálidas. Esta sensación también es creada por los materiales lino, fieltro, cuero, mimbre y telas. Para completar el interior y crear un ambiente acogedor, hay alfombras, ellos dejan los zapatos en la entrada y caminan descalzos por su hogar. Esta tendencia puede aplicarse en todas las habitaciones. Por ejemplo, una pared colorida de cuadros sobre el sofá o una manta llamativa en la cama refrescará el estilo.

Lo decorativo debe ser útil

Este lema es otro punto importante en el diseño nórdico. Basado en los principios del estilo Bauhaus, la característica especial del diseño nórdico es que la funcionalidad y el precio siempre son lo primero. Si ya has adquirido el gusto por el diseño nórdico y quieres amueblar tu apartamento o casa con diseño nórdico, encontrarás numerosos artículos en línea e incluso en las tiendas de decoración del barrio.

Abrir chat