Cuando una pareja decide comprar una vivienda juntos, es inevitable no pensar en el peor de los casos, que la relación no funcione bien y no sepamos qué hacer con la vivienda o donde vivir.

El tiempo y el dinero que se invierten en buscar una vivienda no tiene nada que ver con la situación de una separación. 

Si esperáis comprar una vivienda juntos, ¿qué es lo peor que puede pasar? ¿Qué puedes perder? No, no se trata de una pregunta retórica, lo cierto es que no podemos adivinar el futuro. Piensa y escribe si es necesario los pros y contras de cada situación. Con estos datos, mantén una conversación sincera con tu pareja, debéis tener claro el futuro de vuestra relación e incluso hablar sobre si querréis ampliar familia o no pues condicionará la elección de una vivienda.

Si vuestro plan de vida está alineado y tenéis claro vuestro futuro será una buena idea comprar una vivienda juntos. Lo que no debes hacer es precipitarte en una compra conjunta, firmando una hipoteca a 30 o 40 años solo porque a uno de los dos se le vence el contrato de alquiler. 

Si decidís comprar una vivienda juntos es el momento de ser totalmente sincero con los ingresos de cada uno, su capacidad de ahorro así como si tiene deudas pasadas. Se debe crear un fondo común de inversión para los imprevistos que puedan aparecer en la vivienda o las mejoras que se le quieran hacer con el paso de los años. 

Normalmente cada miembro de la pareja contribuye con el 50% pero puede que haya una gran diferencia salarial entre uno y otro y alguien vaya a hacer una aportación mayor. Es necesario que esto quede reflejado en un contrato. No queremos ser negativos, simplemente somos conscientes de que muchas hipotecas duran más que algunos matrimonios y cuando el amor se acaba el compromiso con el banco sigue vigente.

Desde Immobiliaria Barcelona siempre recomendamos a nuestros clientes que no están casados ni son pareja de hecho que se pongan en manos de un abogado para prevenir en caso de que algo no salga bien en la pareja. Sabemos que al comprar una casa no se quiere pensar en lo negativo pero ya dice el refrán que más vale prevenir que curar.

Abrir chat