Para saber si se puede vender una casa en proindiviso, lo primero que debemos saber es a qué se refiere ese concepto. 

Un proindiviso no es más que una propiedad compartida, y encontramos un ejemplo práctico cuando obtenemos una vivienda en herencia, en la que los herederos son más de una persona.

La forma más fácil para extinguir un proindiviso es que todos los copropietarios estén de acuerdo y se decidan a vender a un tercero la totalidad de la vivienda. De este modo, cada copropietario recibiría el valor económico obtenido, dependiendo del porcentaje de propiedad que se posea.

Otra de las alternativas que se pueden tomar es que uno de los propietarios se quede con la totalidad del bien, pagando al resto la parte correspondiente y disolviendo de esa manera el proindiviso.

Pero a veces, no todos los copropietarios están de acuerdo con vender y es entonces cuando surgen problemas, ya que una vivienda se considera un bien indivisible. 

La ley no obliga a permanecer en el condominio con los demás propietarios si no se quiere, ni tampoco puedo obligar a vender a la persona que no quiere, así que una de las opciones que quedan es vender tu parte del proindiviso a una tercera persona, aunque esta es la opción más complicada, puesto que normalmente la gente no suele comprar un porcentaje de una vivienda.

Si el copropietario se niega a vender, antes de ir a juicio y que dictamine la división del bien común, se puede llevar a cabo un acto de conciliación, de manera que el que no quiera vender su parte, intente llegar a un acuerdo para evitar un juicio. De este modo también, si se persistiera en la idea de no haber acuerdo, se podría ir a juicio pero con el agravante para la parte contraria, que demuestra que está impidiendo la venta del proindiviso.