Perder a un ser querido o a un familiar es algo por lo que pasamos todos en la vida aunque nos gustaría no tener que sufrir esos momentos. Cuando un familiar fallece, nos puede incluir en la herencia pero seremos nosotros quienes decidamos finalmente si queremos aceptar la herencia o no porque puede que esta incluya deudas o que no podamos hacer frente a los pagos con Hacienda. Puede que por cargas emocionales te resulte difícil vender esa propiedad inmobiliaria o que lo conserves durante años pero sin alquilarlo para no tener que deshacerte de todos los objetos que te recuerdan al familiar fallecido.

¿Cuánto tiempo tengo para vender un piso heredado?

Antes de vender el inmueble tenemos que aceptar la herencia y firmar las escrituras para que Hacienda te considere heredero. Para esto es necesario también liquidar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones y pagar la plusvalía municipal.

Para evitar recargos en el pago de las tasas se recomienda liquidar todas las tasas en seis meses desde el fallecimiento de la persona que te ha convertido en su heredero.

Al vender un piso heredado hay que hacerse cargo del pago de la plusvalía municipal, por eso se recomienda vender dentro del primer año ya que no será necesario revisar la plusvalía.

¿Dónde se pagan estos impuestos?

Esta es una de las dudas que más nos plantean nuestros clientes cuando nos confían una vivienda. El Estado ha delegado en las autonomías estos impuestos, en el caso de las herencias, las tasas derivadas deben liquidarse en la Comunidad Autónoma en la que residía el fallecido, aunque el inmueble esté en otra diferente. No todas las comunidades autónomas cargan el mismo porcentaje de impuestos en el caso de las herencias.

¿Cómo afecta el Impuesto de Sucesiones en Cataluña?

El importe que debamos pagar tras la herencia depende de varios factores.

    1. El valor de la vivienda. A mayor valor de la propiedad que heredemos, mayor importe tendremos que pagar en forma de impuestos.
    1. Grado de parentesco. Cuanto más cercano sea el grado de parentesco, más bajo será el porcentaje a aplicar. Hay cuatro grados de parentesco:
        • Grupo I. Hijos menores de 21 años
        • Grupo II. Hijos mayores de 21 años, cónyuges, adoptantes y ascendientes.
        • Grupo III. Hermanos, sobrinos, tíos, ascendientes y descendientes por afinidad.
      • Grupo IV. Primos y grados más distantes.
    1. Patrimonio del fallecido. El impuesto de Sucesiones será mayor cuanto mayor sea el patrimonio de la persona fallecida.
  1. Vivienda habitual. Si el inmueble es la residencia habitual del fallecido y los herederos son el/la cónyuge y sus hijos la bonificación puede alcanzar el 99%.

Reducciones específicas de Cataluña

Es posible reducir desde los 8.000 hasta los 100.000 euros por parentesco. En el caso de las discapacidad del heredado también habrá bonificaciones que no podrán superar en ningún caso lo 570.000 euros. Si la herencia se utiliza para adquirir bienes y derechos relacionados con una actividad económica también será posible acogerse a alguna deducción

Si has heredado una vivienda en Cataluña y quieres encontrarle un comprador, confía en Immobiliària Barcelona, nuestros años de experiencia nos avalan para que tengas la mejor experiencia vendiendo un inmueble.