A todos nos gustaría tener una vivienda lo más eficiente posible. Hemos tenido un verano muy caluroso, con numerosas olas de calor fruto del cambio climático. Tanto por el planeta como por reducir nuestras facturas, es importante que sigamos una serie de consejos para mejorar la eficiencia energética de nuestra vivienda.

Aislamiento

Ya comentábamos la obligatoriedad del certificado energético para tener una vivienda en el mercado. 

Es posible aislar techos y suelos instalando aislamiento térmico en el falso techo de la vivienda. Recomendamos consultar a un técnico para que nos aconseje correctamente. Un lugar de fuga de energía muy común se da en las terrazas que han sido cerradas e incorporadas al salón. 

El mayor problema de aislamiento suele encontrarse en las ventanas, sustituyendo estas por ventanas de PVC con doble cristal (al menos) ganaremos en confort en nuestra vivienda. 

Iluminación

La iluminación puede suponer hasta el 15% del consumo energético. Sustituyendo las bombillas tradicionales por las LEDs de bajo consumo ahorraremos energía y no desprenderán tanto calor, algo que agradeceremos en verano.

Calefacción

Es importante usar termostatos independientes para poder controlar la temperatura de cada habitación, sin desperdiciar energía en aquellas que no se están usando. 

El uso de alfombras ayuda a mantener caliente la casa, ¡y dan un toque diferente a la estancia!

Puedes aprovechar el uso del horno en invierno para dejarlo abierto cuando termines de usarlo y que ese calor remanente se expanda por la cocina.

Aire acondicionado

Recuerda cerrar las ventanas cuando la temperatura exterior sea superior a la interior. Para el correcto funcionamiento de los aparatos de aire acondicionado debes recordar limpiar los filtros para que el polvo acumulado no merme su rendimiento. Si tienes aparatos independientes, ajusta el split para que el aire frío se distribuya uniformemente por toda la habitación.

Agua

Los consejos para ahorrar agua son muy fáciles de seguir aunque a veces se nos olvide: cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes, sustituir los baños por duchas rápidas, poner en marcha la lavadora y el lavavajillas solo cuando estos estén llenos. 

Sabemos que muchos de estos consejos son muy obvios, a veces necesitamos verlos listados para ser conscientes de los pequeños cambios que podemos realizar en nuestro día a día para que nuestra vivienda en Barcelona sea más respetuosa con el medio ambiente.