¿Te queda demasiado mes al final del sueldo? Comprar una vivienda es un deseo para la mayoría de las personas pero no todas consiguen ahorrar para adquirir la casa de sus sueños o ni siquiera para dar la entrada del préstamo hipotecario.

Lo importante es establecer unos objetivos y un plan para poder cumplirlos. Es mucho más fácil adquirir el hábito de apartar 200€ al cobrar el sueldo que simplemente decir «me gustaría tener 2400€ ahorrados a final de año».

Ahorrar para comprar una vivienda no significa renunciar a disfrutar de la vida y de pequeños caprichos, simplemente hay que establecer unas prioridades y un presupuesto para cada una de las secciones en las que debemos gastar.

Un truco de algunos economistas estadounidenses consiste en dividir nuestros gastos en tres grandes bloques:

  1. Necesidades: alimentación, vivienda, luz, agua, teléfono, seguros,…
  2. Ahorro: fondos de inversión, cuenta de ahorro, fondo de emergencias,…
  3. Deseos: ropa, ocio, vacaciones,…

Para conseguir este hábito y presupuestar correctamente es recomendable que lleves un registro de todos tus gastos e ingresos. Puedes guardar el ticket de compra para añadirlos a un excel al final de la semana o puedes usar una app como Fintonic o Splitwise para registrar cada gasto en el momento de realizarlo. Siguiendo este hábito podrás tener una visión certera de tus gastos para poder ajustar el presupuesto, quizá no eres consciente de cuánto gastas en cafés o en pequeños objetos en un bazar chino.

Cómo organizar el ahorro

Cuando hayamos conseguido dedicar una parte de nuestros ingresos al ahorro, debemos organizar también esta partida económica. Del ahorro podemos destinar el 70% al fondo para una nueva vivienda, un 10% para el fondo de emergencia y un 20% para el futuro (plan de pensiones, fondo de inversión, universidad de los hijos,…).

Los objetivos de ahorro deben ser realizables, puede que en algún momento te parezcan algo duras pero piensa en el objetivo, quizá no necesites ese nuevo jersey solo porque está de oferta. Haz una lista de todo lo que necesitas y busca la mejor oportunidad, deja de comprar por impulso.

Si puedes, elimina las tarjetas de crédito, es una forma muy rápida de comprar algo pero tendrás que pagar comisiones por lo que al final estarás pagando de más.

Así que si te has propuesto ahorrar para comprar una vivienda dentro de poco, organiza tus finanzas para saber en qué gastas y donde podrías hacer algún recorte para que tu objetivo esté cada vez más cerca.

Además, es recomendable que busques otra fuente de ingresos, no solo para acelerar el ahorro para comprar una vivienda sino porque te dará mayor libertad. Puedes monetizar una afición, escribir un ebook y venderlo por internet o aprovechar las oportunidades online para freelances.

Abrir chat