Puede que lleves mucho tiempo soñando con cambiar los armarios de cocina, puede que su estilo sea antiguo, que estén estropeados o que no cumplan las necesidades para acoger todos tus gadgets para cocinar.

Ten en cuenta el tamaño

Diseña la cocina sin olvidar las dimensiones de la tuya. Es muy fácil comprar una revista de decoración, crear tableros en Pinterest para inspirarnos pero puede que esa gran isla con una enorme campana extractora en el centro no tenga cabida en nuestra cocina.

Neutro no significa aburrido

Al hacer una reforma invertimos una gran cantidad de dinero y queremos que nos dure muchos años. Hay diseños que son atemporales pero no renuncies a darle tu estilo o elegir un elemento actual pensando solo en el futuro.

Si entra mucha luz en la cocina puedes usar colores brillantes, si solo usas colores neutros perderá personalidad.

Un lugar para cocinar

Está claro que la principal razón de ser de la cocina es preparar alimentos pero puedes darle una funcionalidad extra. ¿Vas a poner una mesa para comer allí? Esa mesa puede ser utilizada por los niños para colorear mientras los mayores preparan la cena. 

Define un presupuesto

Como en cada reforma o compra que debamos hacer es imprescindible establecer un presupuesto que limite nuestro gasto. Con la emoción de un nuevo espacio es posible dejarse llevar por cientos materiales o extras que no son realmente necesarios y nos pueden dejar sin nuestro colchón de seguridad.

Ahorrar en calidad

Una cocina es un espacio de trabajo, no debes diseñarla solo con los materiales más baratos pues el grifo goteará antes, la puerta puede que se desajuste con facilidad. Si quieres buenas calidades y no cuentas con un gran presupuesto, puedes optar por las tiendas de outlet. 

Si has decidido reformar la cocina, ten en cuenta estos consejos para que te deje tan buen sabor de boca como los alimentos que allí prepararás.